domingo, 22 de junio de 2008

Las Crisálidas del Recuerdo

Era una noche cerrada de nubes amarillentas sobre París, señal inequívoca de que en breves momentos comenzaría a llover. Abrí la ventana bañada en la penumbra para comprobar que el viento era en cierto modo cálido. Encendí un cigarrillo y se iluminó mi rostro al tiempo que el chasquido del fósforo me sacó de mi ensimismamiento.

Tras mucho tiempo, quizá demasiado, había sentido su ausencia. Pero no como una carencia, sino como un hecho que ya había asimilado. Entendí que ya estaba preparada para darme a la reflexión.

Y así lo haría.

Pero antes, cogí mi bolso, me calcé mis tacones y anudé fuerte la gabardina a mi cintura. El paraguas colgaba de mi antebrazo como Él de mi recuerdo. Y mis pensamientos se hacían incandescentes, como la llama del cigarrillo que sostenía entre mis dedos, a cada paso quebrado que resonaba en el desierto bulevar.

11 comentarios:

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

hacia falta el sonido de sus tacones en este sitio

El antifaz dijo...

Ya estás marcada. Vivirás con la nube en la cabeza que te traerá rincones, aromas, sonidos y fotografías de otros momentos. Vivirás así porque la nube camina por encima de tu voluntad.
A eso le llaman experiencia.

Me pareció demasiado cuatro meses. Quizá no sea tanto; dice el tango que veinte años no es nada.
Qué ganas tenía de ver París desde tu ventana.
Un beso.

Patricia Gold dijo...

Hola tacones...:)..te extrañé..
Creí que ya no volvías...

Estoy aprovechando que Blogger me deja visitar..

Gracias por tus comentarios.
aprovecho a linkearte nuevamente, sinceramente creí que no regresabas.

te aviso por las dudas, tengo un problema de actualización de mi blog.
empezó antes del tema familiar y no le pude dar importancia.
ahora empeoró, a veces no leo ni por mi entrada (la única forma de ver mis últimos posts), ni siquiera los comentarios.
Me los envían por mail algunas amigas...hoy pude leerlos, y trato de visitar a los nuevos y a los que no veo hace mucho tiempo.
El resto sabe qué me sucede, tengo mucha comunicación por mail, chats y teléfonos..sobre todo en estos semanas pasadas.

te vuelvo a linkear si Don blogger me permite..y espero venir a leerte aunque sea cuando disponga de tiempo y me recupere...

tu post es bonito, pero coincido con antifaz, no veo Paris desde que te fuiste, es mucho, mucho tiempo para mi..

sobre fotografías y momentos del pasado no puedo hablar, los estoy sufriendo en carne propia, solo que no es el momento de hablar de ello..
Vas a tener que enseñarme cómo se hace, para estar "lista", crei estarlo y noto que todavía no lo estoy.

te dejo miles de besos "madrina"...;) te acordás?...
jamás voy a olvidar que fuiste la primer blogger que no se perdía uno solo de mis post...y yo no sabía quién eras, ni qué era un blogger siquiera.

no olvido nunca esos gestos,me acompañaste mucho y yo lo haré con vos, solo tenéme paciencia.

Me faltaba esto de blogger..veremos cuándo lo solucionan, hasta ahora fue empeorando, pero hice varios reclamos...y tengo fe.

No puedo vivir sin un lugar donde expresarme..y necesito urgente hacerlo.
Espero volver ver Paris por medio de tus ojos..

Hasta ahora tu blog está a salvo, porque además algunos blogs no los veo tampoco actualizados, hasta ahora son de Venezuela..y justo de dos amigas!!

Un gran abrazo, medio flojo por mi gripe, pero con mucho cariño..

Patry

Belén dijo...

Cambios d elook, interesantes, renovarse o morir querida...

Besicos

Anónimo dijo...

Grácias por regresar, de donde fuera que anduvistes . . . te he hechado de menos. Creí que no regresarías y casi se me para el corazón. Porque tanta obsesión con los pitillos ?!?

Simbad de la Porra dijo...

siempre vale prepararse para olvidar, y cambiar

Erotismo dijo...

echaba de menos el oir el sonido de tus tacones acercándose... un placer saber de ti!

Besos

..Lädy Tânâthos.. dijo...

y con todo y lluvia, que suenen tus hermosos tacones!

Naked dijo...

No hay nada mejor que saber usar unos buenos tacones para hacer sonar su melodia...

kuss

Baco dijo...

vaya que se te extranhaba... qué buena sorpresa la de esta noche.. un beso!

Max dijo...

Lluvia sobre el bulevar, no existe mejor escenario para encender un cigarrillo y dejarte sumir en mis reflexiones evocadoras.

Ksssss